Karlos Santamaria eta haren idazlanak

 

Se negocia o seguir√° la guerra

 

Punto y Hora de Euskal Herria, 359 zk., 1984-09-21

 

J.A. Etxaniz

 

[...]

 

Don Carlos Santamar√≠a es un sabio en el sentido m√°s amplio del t√©rmino. Doctor de Ciencias, ha dirigido durante muchos a√Īos el Instituto Meteorol√≥gico de Igueldo. Autor de innumerables trabajos, ocup√≥ una cartera en el Consejo General Vasco. Recientemente impart√≠ una conferencia sobre el fil√≥sofo Xabier Zubiri, en el marco de la Universidad Vasca de Verano.

    Pero adem√°s es un hombre comprometido con su tiempo y signatario, entre otros muchos intelectuales de la ¬ęCarta a los Pueblos y Naciones del Mundo¬Ľ. Le hemos pedido su opini√≥n sobre el tema de las negociaciones. Sus palabras denotan la firmeza de sus convicciones combinada con la racionalidad anal√≠tica de un hombre de ciencia.

 

    Se√Īor Santamar√≠a, cree usted que todo abertzale debe mostrarse partidario de unas negociaciones que traigan la paz a Euskadi?

    Pienso que no solamente los abertzales sino cualquier ciudadano sensato¬Ľ —dice sin titubear un segundo—.

 

    La siguiente pregunta le va a permitir ahondar m√°s en el tema.

    ¬ŅComparte usted la idea de que un Estado puede desmoronarse si accede a negociar con un movimiento guerrillero respaldado por un sector popular significativo?

    No creo que pueda desmoronarse. La historia nos demuestra que todos los conflictos armados han sido superados con la negociaci√≥n. Pienso que no existe ninguna p√©rdida de autoridad ni de soberan√≠a por parte del Estado entrando en unas negociaciones de este tipo. Un concepto de la Justicia absolutizado que no admitiese esto, no s√≥lo entrar√≠a en contradicci√≥n con la √©tica sino con la concepci√≥n moderna del Derecho y la Pol√≠tica. Todo lo que sea favorecer la Paz es un trabajo bueno al que deben incorporarse todas las personas honradas.

    Un Gobierno que sepa negociar pasar√° a la historia como un Gobierno ecu√°nime. Ya Santo Tom√°s defini√≥ el concepto de la prudencia pol√≠tica y el Gobierno debe mostrar la suficiente prudencia como para aceptar la v√≠a de la negociaci√≥n.

 

    Por √ļltimo le preguntamos sobre las soluciones a largo plazo. Concretamente sobre si es partidario de un desarrollo estatutario que conduzca a una f√≥rmula federal o cuasi-independentista.

    Yo parto —responde— del presupuesto que Euskadi es una comunidad con conciencia de identidad y con voluntad de supervivencia y desarrollo. Hay un estado de opini√≥n que, de modo m√°s o menos claro, manifiesta esta voluntad.

    Parece que la Constituci√≥n insinuaba que estas situaciones de tipo nacionalidad podr√≠an encontrar salida. Es, desde luego, m√©rito de la Constituci√≥n. Es dif√≠cil prever el futuro puesto que la nacionalidad expresa la existencia de una voluntad de ser libres. Reconocer la nacionalidad es reconocer la voluntad libre de un pueblo. Nosotros no sabemos qu√© pasar√° en el futuro. Reconocer esta nacionalidad implica una indeterminaci√≥n sobre el futuro. No se pueden prejuzgar unos l√≠mites que la contradigan. No podemos atribuirle caracteres que niegan la nacionalidad, si no se acepta esto, el diagn√≥stico est√° mal hecho. Y si no se empieza por reconocer que hay una comunidad, en ese caso el tratamiento ser√° malo. Si el diagn√≥stico est√° bien hecho caben muchas posibilidades.

    La nacionalidad —contin√ļa— tiene grandes posibilidades de desarrollo en el interior del Estado espa√Īol. Yo creo en la posibilidad de que una naci√≥n tenga un desarrollo dentro de un Estado pluralista. Una ruptura ser√≠a una aventura imprevisible. Mantenemos intensas relaciones culturales y econ√≥micas con los pueblos espa√Īol y franc√©s y parece que el independentismo no ser√≠a conveniente.

    Pero Euskadi es un enfermo que lleva muchos a√Īos maltratado. Desde que yo era ni√Īo el nacionalismo ha crecido e incluso se ha exacerbado. Soy nacionalista puesto que estoy convencido de que aqu√≠ hay una nacionalidad, o sea una comunidad que no est√° constituida como Estado independiente. Mi opini√≥n es que la independencia no es necesaria ni √ļtil, caben soluciones confederadas, federales o estatutarias.

 

  • Bilaketa-sistema honek letra-multzoak bilatzen ditu (ez dago ez lematizatzailerik ez inolako analisirik).

  • Hitzaren hasiera bilatzen da beti, eta ez hitzaren barrukoa (etx bilaketak ez du aurkituko basetxe).

  • Hitz-multzoak bilatu daitezke, hitz-segida emanez gero (kristau fede adibidez).

  • Bilaketaren corpusa hautatzeko aukera dago: euskarazkoetan soilik / gaztelaniazkoetan soilik / hizkuntza guztietan (euskarazkoak, gaztelaniazkoak eta frantsesezkoak batera).

Nodoa: liferay2.lgp.ehu.es