Carlos Santamaría y su obra escrita

 

La victoria socialista

 

El Diario Vasco, 1982-10-31

 

      La victoria socialista en la última contienda electoral es un hecho importante que marcará probablemente un hito en la historia española contemporánea. No vamos aquí a tratar de las consecuencias que ese hecho pueda tener —o no tener— en el futuro político y cultural de Euskadi. Nos limitamos, al menos por ahora, a consideraciones de carácter más genérico y menos legalista.

      «Los ganadores deben saber ganar; los perdedores deben saber perder». Así lo afirma la elemental, pero apreciable, doctrina de maese Perogrullo.

      «Saber ganar, saber perder» no son sin embargo actitudes tan fáciles como pudiera parecer a primera vista. Cada una de ellas tiene sus propios demonios tentadores. La tentación del triunfador es la temeridad, la imprudente aventura. La del perdedor es el catastrofismo.

      La campaña electoral de una buena parte del sector conservador ha consistido precisamente en identificar socialismo con catástrofe. Esta misma idea parece persistir ahora en las mentes de los conservadores más irreductibles. Confían estos en que el embarque de los socialistas en una auténtica política de izquierdas les llevará inexorablemente al fracaso como le está ocurriendo ahora —al decir de la derecha francesa— al presidente Mitterrand.

      Así «los viejos zorros del capitalismo» —dicho sea con los máximos respetos— aconsejarán en este momento la espera y la paciencia políticas con la convicción de que el «tumor» se deshará por sí sólo. Otros, en cambio, es posible que no sean ni lo suficientemente viejos ni lo suficientemente zorros para aceptar, aunque no sea más que de modo transitorio, una política de inspiración socialista.

      Pero el verdadero problema se lo van a plantear a sí mismos los propios socialistas. Su acceso al poder va a enfrentarles de hecho con una cuestión inmediata, de estrategia política: «en la situación actual del mundo y de la sociedad española ¿es realmente posible gobernar en socialista?

      Creo que algunos dirigentes socialistas están ya persuadidos de lo contrario. El periodista francés Thierry Maliniak pone en boca de alguno de ellos, no explícitamente nombrado por él, una afirmación que parece verídica y —sin duda— notablemente inteligente: «a nosotros, los socialistas, nos va a corresponder hacer ahora la revolución burguesa que la derecha no ha sabido llevar a cabo cuando estaba en el Gobierno».

      Bien miradas las cosas la revolución burguesa de que aquí se habla no es otra cosa que la democratización o la modernización democrática de la sociedad española actual.

      Los primeros gobiernos centristas hicieron a este respecto una gran labor democratizadora, que poco antes nadie se hubiese permitido esperar y que se ha podido palpar, por ejemplo, en el desarrollo pacífico de las recientes elecciones. Pienso que ningún verdadero demócrata tiene derecho a despreciar o a subestimar esta acción.

      Pero, por las razones que sean, los centristas no quisieron o no pudieron llevar la misma hasta el grado o el nivel que hubieran sido necesarios.

      Si el Partido Socialista se dedica ahora a democratizar el Estado español —pero en serio, como diría Felipe González— no se apartará con ello de su propio camino socialista.

      Al fin y al cabo, esa misma idea se encuentra ya en Marx cuando afirma que el cambio democrático es necesario para que en una sociedad determinada pueda producirse el verdadero cambio socialista. Democratización versus socialización: es así, quizás, como podría definirse la nueva política, si no la hemos entendido demasiado mal.

      Pero de todo esto habrá mucho que discutir, ciertamente, cuando empiecen a producirse los hechos.

 

  • El sistema de búsqueda busca una sucesión de letras dada (no funciona con lematizador y no realiza análisis lingüístico).

  • Busca las formas que comienzan con la sucesión de letras dada, y no contempla dicha búsqueda en interior de palabra (el resultado de la búsqueda barc será barca, barcos, Barcala, Barcelona, barcelonesa..., pero no embarcación, embarcarse...).

  • Se pueden buscar sucesiones de palabras (pacifismo cristiano, por ejemplo, o partido comunista francés).

  • Es posible especificar el corpus: solo en textos en castellano / solo en textos en euskera / en todos los idiomas (euskera, castellano y francés).

Nodo: liferay2.lgp.ehu.es