DIRECTOR ACADÉMICO DEL MÁSTER UNIVERSITARIO EN CIENCIAS ACTUARIALES Y FINANCIERAS

Iñaki de la Peña: «Los ERE en la banca serán tan duros como inevitables»

  • Entrevista

Fecha de primera publicación: 10/06/2021

Iñaki de la Peña. Foto: Tere Ormazabal. UPV/EHU

El doctor en Ciencias Económicas y Empresariales de la UPV/EHU Iñaki de la Peña Esteban desmenuza con crudeza el presente y el futuro de la banca en esta entrevista. Desde 2010, las entidades bancarias estatales han llevado a cabo un total de 70 procesos de despidos colectivos, entre Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y salidas voluntarias, que han implicado la salida de 73.500 trabajadores. Lejos de reducir los despidos, De la Peña opina que habrá más EREs en los próximos meses y años.

Los mayores ERE planteados en la historia de la banca españolas son los anunciados recientemente por CaixaBank y BBVA, que implicará la salida de 8.400 y 2.900 trabajadores, respectivamente.  ¿El sector financiero se está enfrentando a la mayor crisis de su historia?

Yo diría que se está redimensionado el tamaño de la banca. Los márgenes de beneficios de la banca se están reduciendo cada vez más, y el negocio de la banca ya es únicamente la venta de fondos de inversión, renta fija mixta…, no hacen esa transformación de riesgo que hacía en la época de nuestros padres. En aquel tiempo, los bancos, ya fuesen los comerciales o los industriales, eran parte activa de la economía, invirtiendo en empresas, emitiendo bonos con el fin de captar fondos. Al ser parte activa de la economía, transformaban el riesgo económico y financiero y a cambio los clientes de a pie pagábamos unos intereses por el dinero que les pedíamos prestados. Era la remuneración por el trabajo activo y el riesgo que soportaban. Hoy en día, sin embargo, los productos que nos venden pertenecen a gestores que en la mayoría de los casos están en otros países, o que son de otras compañías, y además el dinero que prestan les sale muy barato a ellos, por lo que su actividad consiste en la venta de esos productos a cambio de una comisión por ventas, transfiriendo el riesgo de beneficio o pérdida al cliente finalista que en la mayoría de los casos desconoce los entresijos del mercado financiero.

En definitiva, ha cambiado la forma de ganar dinero para los bancos.

Eso es, y ahora se están redimensionando a tamaño grande, por eso las fusiones entre ellos, cuando más grande seas, vas a poder llegar a más mercado. La idea es hacer una empresa grande, para que, como digo a mis alumnos y alumnas, miguita a miguita hacer una tahona. Yo preveo que dentro de pocos años solo habrá cinco o seis bancos españoles. Tienen que competir en un mundo global y son irrevocables las fusiones. Se tiende a un oligopolio.

En resumen, con las fusiones se hacen cada vez más grandes, pero necesitan menos trabajadores, si a esto le añades la creciente digitalización de los servicios bancarios, que ha hecho que desaparezcan innumerables oficinas bancarias. y, finalmente, la crisis del Covid-19, la reestructuración de la banca se acelera. Los ERE en la banca serán tan duros como inevitables.

«Desgraciadamente, hay mucho trabajador que sobra, y yo te digo que sobran más»

A final de año esos bancos no muestran números rojos; al contrario, exhiben beneficios.

Se han servido de un instrumento (los ERE), que no era para eso. Los ERE en teoría es un procedimiento mediante el cual una empresa en una mala situación económica busca obtener autorización de la autoridad laboral competente para suspender o despedir trabajadores. En este caso que nos ocupa, los bancos presentan números negros (beneficios), y despiden trabajadores, pero esa es otra cuestión.

¿Habrá más EREs en el sector financiero?

Desgraciadamente, hay mucho trabajador que sobra, y yo te digo que sobran más. ¿Dime tú para qué vas al banco?

La gente mayor se queja de que las oficinas se están cerrando.

Estas generaciones van a ir desapareciendo por ley de vida, sin embargo, ahora mismo, estamos llegando generaciones muy numerosas que nos apañamos relativamente bien con la tecnología. Podemos hacer telemáticamente todos los servicios que ofrece un banco, solo vamos al banco a sacar dinero, y eso se puede hacer en un cajero.

¿Los bancos dan por amortizado a ese colectivo de más edad?

No deberían de darlo por amortizado, pero el coste de mantener abiertas las oficinas es muy grande. Si te fijas, en Europa no vas a encontrar una oficina bancaria en la calle. Tienes cajeros en todos los sitios, eso sí: en tiendas, supermercados, estaciones…

«En un futuro cercano habrá un agente de banca que trabajará como lo hace, actualmente, un corredor de seguros»

Nos vamos despidiendo de las oficinas bancarias, ¿entonces?

Sí, en mi opinión, en un futuro cercano habrá un agente de banca que trabajará como lo hace, actualmente, un corredor de seguros. Será una persona que actúa como intermediario de varios bancos, sin estar vinculado en exclusiva a ninguna de ellos, comercializando servicios financieros a sus clientes con el fin de obtener una comisión por esta venta. Los bancos reducirán sus plantillas al máximo y pagarán por ventas.

Ya no será necesario tener una oficina, sino que el coste de la oficina será del agente financiero que quiera mantener unas instalaciones para asesoramiento u otros servicios. Es la exteriorización del gasto a terceros y de esa forma desaparecen esos gastos de las cuentas de resultados de la banca. Esto es, menos gastos y más beneficio.

Cierre de oficinas, EREs, inestabilidad laboral… un panorama desolador para el mercado financiero.

También puede ser la mejor oportunidad histórica para posicionarse y crear un mercado financiero moderno. Lo que pasa es que están muy cegados en el beneficio a corto plazo. Yo les recomendaría que no se olviden del cliente, que oigan al cliente. Ahora el banco intenta vender al cliente lo que más beneficio da al banco, sin tener en cuenta sus necesidades. Se ha despersonalizado tanto que ya no se asesora, se intentan vender diferentes productos financieros, en definitiva, funcionan como una tienda.

¿Hacia dónde deberían transitar los bancos?

Frente a la despersonalización del servicio, se puede volver a la personalización. No tiene porqué ser presencial. La sociedad de urgencias en la que vivimos hace que no se tenga tiempo para acudir a la oficina, pero sí se puede tener un asesor/consultor personal que conozca nuestro historial, y se hagan planes de vida (planes integrales de principio a fin del cliente). Recomendaría que se oferte formación y servicios financieros gratuitos que permitan adquirir ese conocimiento de mercado o se le pueda consultar al asesor/consultor sobre el riesgo/rentabilidad/coste de determinada operación, se vaya a hacer o no. Crear consultorios y no meros servicios de venta. Simuladores de inversión, de préstamos, etc. Es un gasto pero que redunda en la transmisión de información hacia el cliente que al fin y al cabo soporta el riesgo de pérdida de su dinero y es el que debe tomar la decisión.