null

In memoriam: Francisco Gómez Sainz

  • Crónica

Fecha de primera publicación: 24/01/2020

El pasado 17 de enero falleció nuestro compañero Francisco Gómez Sainz, “Pako”, profesor agregado del departamento de Estomatología II. Se nos fue a los 62 años de edad generando un gran vacío y tristeza entre todos aquellos que lo quisimos y lo disfrutamos.  Su forma de llevar la enfermedad con esa elegancia, siempre optimista y alegre, sin abandonar las labores en las que estaba involucrado, su manera de soportar con humor su padecimiento y darnos ánimo y serenidad, su fortaleza ante los seres queridos para no preocuparnos sobre su dolencia, todo ello nos ratificó que era un ser excepcional.

Pako Gómez comenzó su andanza universitaria en el año 1987 como profesor encargado de curso en la Escuela de Estomatología de nuestra Universidad, donde él previamente había cursado sus estudios de esa especialidad médica. Desde entonces muchos han sido los estomatólogos y odontólogos que tuvieron la fortuna de recibir sus enseñanzas. Su disposición inagotable de estudio, trabajo y esfuerzo fue una virtud que le marcó toda la vida, le valió para conseguir la excelencia en su profesión y la enseñanza a sus estudiantes.

Durante 10 años, de 1989 a 1999, colaboró como especialista en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes aquejados de dolor orofacial y disfunción craneomandibular del Servicio de Cirugía Máxilo-facial del Hospital Universitario de Basurto. Este hecho, junto con la realización de su tesis doctoral en el departamento de Farmacología de nuestra UPV/EHU, en 1994, sobre la participación del sistema nervioso central en la etiopatogenia de los movimientos parafuncionales orales, marcaron su pasión por  el estudio e investigación del bruxismo. Su trayectoria investigadora se centró primordialmente en el estudio de distintos neurotransmisores centrales y su influencia en la génesis de la parafunción oral. Fue autor de múltiples publicaciones nacionales e internacionales, así como capítulos de libros sobre el bruxismo y la neurofisiología del aparato masticatorio. Se ganó el reconocimiento y prestigio de sus colegas en esta patología. Distintas sociedades científicas de la especialidad le concedieron varios premios por sus publicaciones. Además de la producción científica, este periodo también le valió para hacer muy buenos amigos en Basurto y el departamento de Farmacología, que a día de hoy lo recuerdan por sus aptitudes intelectuales, su capacidad de trabajo y esfuerzo y, sobre todo, por su simpatía, buen humor y sencillez como persona. Su carácter luchador y perseverante, su empatía con las personas que sufren y su generosidad y predisposición a ayudar, le condujo a compaginar, durante sus últimos años, la docencia con las labores sindicales.

Nos ha abandonado una persona íntegra, formal, honesta y justa, y le vamos a echar mucho de menos. Amigo Pako, descansa en tu amado Guriezo, te recordaremos  por aquellas conversaciones relajadas de sobremesa, acompañadas de canciones de la época, mucho humor y carcajadas, por tus gustos y consejos culinarios, por tus guisos, por tu amor al Athletic, por las tertulias sobre ciclismo, por tu amor a la vida rural, por tu gusto por la música, por tu amor a la familia, por tu sentido común, por ser una persona normal, por haber sido nuestro amigo.

Begoña, su mujer, sus hijos Fran y Sara, y toda su familia a los que adoraba pueden estar realmente orgullosos de él.

Descanse en paz.

Pascual García y Joseba Pineda

Facultad de Medicina y Enfermería