Karlos Santamaria eta haren idazlanak

 

Presente, pasado y transcendencia

 

El Ciervo, 471 zk., 1990-05

 

CARLOS SANTAMARÍA

80 años. Científico.

 

    La voz en off. En general una pesadez, un querer convertirlo todo en relato.

    Objetos característicos... y más apreciados. El sillón y las zapatillas.

    Discos. Música clásica.

    Libro. Los Evangelios.

    Corbata. Muy frecuentemente.

    Secuencia película. Las olvido todas.

    Ciudad. San Sebastián.

    Platos. Merluza, salmón, bien condimentados.

    Lema de mi generación. Por lo menos el mío fue en otros tiempos libertad y democracia.

    Â¿Tú o usted? Mucho usted, poco tuteo.

    Periódico. Le Monde.

    Vida real. Vida ideal. No entiendo muy bien esta distinción. No hay más que una vida, la vida real. Ponerse a imaginar otra, lo que hubiera podido ser o lo que yo hubiera querido que fuese me parece impropio de una persona cabal: una forma de engañarse uno a sí mismo. Cada ser humano es único. Yo soy yo y, bueno,... también un poco de mi circunstancia. Pero ésta ha sido y es la que es y yo no puedo cambiarla. Esto de la existencia en la que uno se encuentra sin haberla buscado es una cosa muy seria. Yo no puedo decir que esté descontento de ella pero debo reconocer que a veces se me hace un poco pesada. Creo que sin el sentido religioso la vida sería un completo absurdo. Los recuerdos que se amontonan en mi cabeza cuando, aun sin quererlo, me pongo a pensar un poco en el pasado, son innumerables y de todos los géneros. Pienso que esto mismo les ocurre a todas las personas aunque no sean avanzadas en edad. ¿Qué diré yo de mi vida real? Bueno, pues que no estoy del todo descontento de ella. En definitiva, la vida es un misterio enorme y yo cada vez la veo más desde estas perspectiva. A mi juicio hay dos clases de realismo sobre la existencia: el realismo con misterio y el realismo sin misterio. El mío es, o por lo menos yo creo que es, el de la primera manera. Un realismo cuajado de trascendencia o de aspiración constante a ésta. Puede que otros mucho más jóvenes que yo esperen grandes cosas de la vida. Yo no los desilusionaré, claro está. pero es fantástico ver como se pasa todo y como se olvida todo en la sociedad humana. «Todo se pasa —decía Teresa de Ávila—. Sólo Dios basta». Para mí las dimensiones de la vida real [?]

 

  • Bilaketa-sistema honek letra-multzoak bilatzen ditu (ez dago ez lematizatzailerik ez inolako analisirik).

  • Hitzaren hasiera bilatzen da beti, eta ez hitzaren barrukoa (etx bilaketak ez du aurkituko basetxe).

  • Hitz-multzoak bilatu daitezke, hitz-segida emanez gero (kristau fede adibidez).

  • Bilaketaren corpusa hautatzeko aukera dago: euskarazkoetan soilik / gaztelaniazkoetan soilik / hizkuntza guztietan (euskarazkoak, gaztelaniazkoak eta frantsesezkoak batera).

Nodoa: liferay2.lgp.ehu.es