In memoriam: Andoni Lazkano Bilbao

  • Crónica

Fecha de primera publicación: 15/09/2015

Este 14 de agosto nos dejó Andoni. En vacaciones, como si hubiera querido mantener su discreción habitual y a la vez darnos tiempo para afrontar el impacto inicial de su inesperada y dolorosa partida.

Andoni era profesor titular de universidad en el Departamento de Ingeniería de Comunicaciones de la UPV/EHU, a la que se incorporó en 1995. Desde entonces ejerció su labor docente en innumerables asignaturas de distintos ámbitos dentro del procesado de señal y las comunicaciones, en las titulaciones impartidas en la ETSI de Bilbao relacionadas con la Ingeniería de Telecomunicación. Desde 2012 era secretario académico de su departamento.

Desarrolló su trayectoria investigadora en el seno del grupo de investigación Grupo de Señal y Comunicaciones, en la aplicación de técnicas del procesado digital de señal en los contextos de la calidad de la señal de la red eléctrica y de la desfibrilación cardiaca. En los últimos años se encargaba de la dinamización de la línea de investigación sobre la instrumentación y medida para caracterizar la calidad en el suministro eléctrico de las turbinas eólicas. En esta línea era miembro de diversos comités en organismos nacionales e internacionales (vocal en el subcomité AEN/CTN 206 SC 88 "Aerogeneradores", coordinador del grupo de trabajo nacional GT21 "Power quality characteristics" de dicho subcomité, experto internacional en el grupo de trabajo de IEC WG21 "Measurement and assessment of power quality characteristics of grid connected wind turbines" perteneciente al TC88 "Wind Turbines"), donde trabajó activamente en la actualización de la normativa internacional sobre la caracterización eléctrica de aerogeneradores y parques eólicos completos, habiendo sido el principal contribuyente de aportaciones en dichos comités en cuanto a flicker. En su trayectoria investigadora ha participado en múltiples proyectos de investigación y contratos, ha sido autor de contribuciones en diferentes revistas, capítulos de libros y conferencias, y cotitular en 2 patentes en explotación, además de codirector de dos tesis doctorales cuya finalización está prevista para el primer semestre del curso 2015-16.

Sin embargo hablar sólo de la trayectoria profesional de Andoni, por extensa, enriquecedora e impecable que haya sido, no reflejaría lo más importante que ha aportado en su paso por la universidad, y aquello por lo que más le vamos a echar de menos. Como de verdad recordaremos a Andoni es así:

  • Pacífico y pacificador; pacífico por su propia naturaleza, con una paz que surgía de la certeza de que todo está bien, aportando esa calma suya allá donde estuviera; y pacificador, no porque evadiera los conflictos, sino porque los afrontaba con la voluntad firme y consciente de resolver las diferencias de forma constructiva y sin que nadie saliera dañado, escuchando de verdad todas las posiciones y haciendo un esfuerzo sincero por integrarlas, por encontrar ese punto de común entendimiento.
  • De presencia discreta, no invasiva, y así y todo intensa, dedicada, sincera… de atenta escucha, pendiente de todo lo que la persona de enfrente estuviera transmitiendo, fuera explícitamente o no;
  • Muy sensible a las necesidades de los demás, siempre disponible, con esa habilidad especial para ofrecer su ayuda con suavidad, sin avasallar, como si no estuviera ayudando, con la humildad y la decisión del que actúa así porque es lo justo y necesario;
  • Respetuoso en sus palabras, en sus silencios, en sus actos, en sus reflexiones, en su no juzgar…
  • De pocas palabras, pero sin dejar de decir lo necesario; dispuesto a compartir sus puntos de vista de una manera respetuosa y asertiva, pero sin sentir ninguna necesidad de defenderlos ante opiniones diferentes.
  • Honesto, íntegro, con unos principios sólidos, coherente con esos principios en cualquier circunstancia y a la vez sin pretender imponérselos a nadie, dejando que esas convicciones personales profundas y sus consecuencias afloraran de manera natural a través de sus actos.
  • Familiar, de actitud fraterna en su manera de afrontar la vida. Su familia en sentido amplio, su mujer y sus cuatro hijas, sus padres, los hermanos y hermanas, reflejo claro de su ser constructor de unas relaciones sanas, profundas, cercanas y  auténticas, donde el valor de la persona centraba su actuar.
  • Comprometido y activamente implicado en la construcción de un mundo y una sociedad más justa y solidaria.
  • De carácter reflexivo y con visión global en sus propuestas, decisiones y acciones, pero sin ignorar las implicaciones de las mismas a bajo nivel; y siempre primando el bien común, sin buscar el propio beneficio, por encima de sus necesidades o preferencias personales.
  • Con capacidad autocrítica y de aceptación de la crítica, no intentaba justificarse ni defenderse, sino que escuchaba las críticas con apertura y atención, recibiendo lo que se le decía como una oportunidad de mejora, y agradeciéndolo.
  • Con una increíble actividad ejercida desde la más absoluta discreción, como si no quisiera que los demás nos sintiéramos abrumados por todo lo que él hacía ni sintiéramos la necesidad de descargarle.
  • Sin segundas intenciones, claro, sincero, alguien en quien cualquiera podía confiar con los ojos cerrados.
  • Imposible de ofender, porque no se tomaba nada a título personal, y porque era capaz de entrever las preocupaciones, sufrimientos y motivaciones que subyacían en los posicionamientos de los demás.
  • Con confianza imperturbable en la bondad innata de las personas y una tendencia natural a descubrir lo mejor de cada uno y centrarse en ello, y con una gran habilidad para hacerlo aflorar con naturalidad.
  • Sin quejas, sin reproches, dispuesto a rescatar lo positivo de cualquier situación, de cualquier persona.
  • Con él todo era fácil.

Su ausencia nos deja un vacío enorme, una sensación de pérdida tremenda, y a la vez el agradecimiento por haber podido disfrutar del regalo de su presencia cercana, su compañía, su cariño y su ejemplo. Su recuerdo nos sacará siempre una sonrisa y nos servirá de inspiración en diferentes aspectos de nuestras vidas. Y, aunque de otra manera, seguirá entre nosotros.

Andoni, descansa en paz, igual que viviste.

Tus amigos y compañeros del grupo de investigación