2020-2021 ikasturteari hasiera emateko ekitaldia

Bilbon, 2020-09-14

Lehendakari jauna; Eusko Legebiltzarreko presidenta andrea; Espainiako Gobernuaren ordezkari jauna; lehendakari ohi jauna; errektore jaunak; errektore ohi jaunak; Hezkuntza sailburu jauna; herri-agintariak; unibertsitateko klaustroko kideak; lagunak.

Da comienzo un nuevo curso en la Universidad del País Vasco. Siendo, además, la última ceremonia de apertura del presente mandato, resulta necesario realizar un breve balance del trabajo desarrollado a lo largo del mismo.

Desde la segunda mitad del curso 2019-2020 estamos padeciendo una de las experiencias más duras de las últimas décadas, con profundas consecuencias económicas y sociales: la pandemia del coronavirus. A pesar de todo, la pandemia y el confinamiento subsiguiente no pueden hacernos olvidar cuatro años de trabajo en los que la Universidad del País Vasco no solo ha mantenido el liderazgo en la educación superior y en la investigación de nuestro país, sino que ha mejorado su posición en el conjunto de universidades internacionales. Por tanto, daré cuenta de ese trabajo, más allá de las dificultades sobrevenidas en este final de mandato. Y para finalizar mi intervención, realizaré una breve reflexión sobre el rumbo que hemos marcado para el futuro de nuestra universidad.

(…)

2018-2021 aldirirako Plan Estrategikoa onartzearekin batera, tresna bat egokitu genuen, azken urte hauetako lana gidatzea ahalbidetu diguna.

Irakaskuntzaren arloan, ahalegin handi bat egin dugu gizarte globalizatu, dinamiko eta aldakor batera egokitzeko. Unibertsitatearen betebeharra, unean uneko behar akademikoei erantzutea ez ezik, etorkizuneko beharrei aurre egitea ere bada, ahal duen neurrian. Horrek eskaintza akademiko eta hezkuntza eredu arinak eta malguak diseinatzea eskatzen du. Abiada bizian eboluzionatzen ari den gizarte globalizatu baten erronkei erantzuteko gai izango diren profesionalak prestatzea da gakoa.

Helburuetako bat gure eskaintza akademikoaren bikaintasuna areagotzea izan da. Areagotzea esan dut, horren zati handi bat bikaina zelako lehen ere; alabaina, ezingo nuke esan hobe daitezkeen arloak ez zeudenik edo ez daudenik.

Talde honek zuzendaritza hartu zuenean, UPV/EHUk bi master zituen Erasmus Mundus kalifikazioarekin. Ikasturte honetan horrelako zortzi master eskainiko ditugu. Nazioartekotzeari lotutako bikaintasunaren aldeko bokazioa euskal gizartearen oraingo eta etorkizuneko beharrei sektore profesional guztietan eman beharreko erantzunekin konbinatzen da.

Hori dela eta, titulu bikoitzak ere bultzatu ditugu; hala, 2016-2017 ikasturtean, horrelako bi ematen ziren, eta ikasturte honetan hamabi eskainiko ditugu. Aipatzekoa da, halaber, horien artean ingelesez osorik ematen den lehen titulu bikoitza dugula.

Prestakuntza duala bultzatu dugu; modalitate hori prestakuntza aukera aparta bat da, laneko jarduera eta formakuntza akademikoa uztartzen dituelako. Prozesu eta Produktuen Berrikuntzaren Ingeniaritzako gradua, gure unibertsitateari atxikitako Makina Erremintaren Institutuan ematen dena, aitzindaria izan zen estatuan modalitate horretan. Azken lau urteetan prestakuntza dualeko hamar titulu gehiago jarri ditugu martxan.

Irakaskuntzaren arloarekin jarraituta, lau titulu berri ezartzeaz gainera, bi zentro gehiago atxiki zaizkigu: Goi Mailako Online Institutua eta Elías Querejeta Zine Eskola.

Eskaintza hori osatzeko, zeharkako gaitasunen gaineko prestakuntza ikastaroen katalogo zabal bat dugu. Ikastaro horien bidez, hiru campusetan lehenengoz antolatutako enplegu azokekin batera, gure ikasleen enplegagarritasuna hobetu nahi dugu. Alarma egoerak eragindako konfinamendua hasi baino pixka bat lehenago, UPV/EHUko ikasleen okupazio tasa % 90ekoa zen, eta zenbait diziplinatan ia enplegu osora iristen zen.

Prestakuntza eskaintzak hobera egin du bikaintasunean, nazioartekotzean, dinamismoan eta gizarte beharrei erantzuteko gaitasunean. Hori guztia IKD i3 gure hezkuntza ereduaren aterpean, irakaskuntza-ikaskuntza prozesuan ikerketa eta garapen jasangarrirako helburuak barneratzen dituena.

Ikerketa gure unibertsitate jarduerari —eta identitateari— eusten dion zutabehandietako bat da.

2019-2022 aldirirako Ikerketa Planaren esparruan, beste erakunde eta enpresa batzuen lankidetzaz diziplina anitzeko proiektu handiak sustatzeko deialdi berriak diseinatu ditugu. Belaunaldi aldaketaren alde egin dugu, ikertzaile gazteei laguntza emanez, baina talentua zaintzeaz eta erakartzeaz ahaztu gabe. Horretarako, lankidetzan ari gara Ikerbasquerekin eta inguruko bikaintasun ikerketa zentroekin (BERC guneak). Politika horrek emaitzak eman ditu: une honetan, UPV/EHUk ikerketari lotutako 55 milioi euro inguru eskuratzen ditu urtean. Modu zehatzagoan baina aldi berean esanguratsuagoan adierazita, gure historian lehenengoz, Donostia International Physics Centerekin lankidetzan, Nobel saridun bat kontratatu dugu, Albert Fert fisikaria.

Bikaintasuna lortu nahi duen unibertsitate batean ezinbesteko helburua izan behar du nazioarteko proiekzioa duen lehen mailako ikerketa egiteak. Azken urteetan, Horizon2020 Europako Programan izan dugun parte hartzea 24 milioi inguruko itzulkinen bolumena izatera iritsi da. Horien artean, 17 milioi baino gehiago (emandako 84 proiektuetatik 63) plan horretan bertan ezarritako Bikaintasun Zutabeari dagozkio. Zutabe horren barruan daude, halaber, Ikerketako Europako Kontseiluaren (ERC) lau proiektu prestigiotsuak, azken lau urteetan lortu ditugunak: 3,13 milioi euroko itzulkina ekarri dute. H2020ren Gizarte Erronken Zutabearen programan lortutako igoera handia nabarmendu behar dugu: 2014-2016ko urtealdian proiektu bakarra genuen, eta azken lau urteetan 11 garatu dira. Bestalde, lidergo femeninoa bultzatzeko gure ahalegina emaitzak ematen ari da: Gizarte Erronken Zutabe horretan bertan, proiektuen % 58 emakumeek lideratu dituzte.

Argitalpen zientifikoei dagokienez, azken lau urteetan % 34 igo da Web of Sciencen indexatutako artikuluen kopurua. Hala, 2019an, 3.800 argitalpenen kopurua gainditu genuen, eta horien % 55 lehen kuartilean kokatzen dira.

Eman ta Zabal Zazu leloarekiko leialtasunez, argitalpenak eskuratzeko sarbide irekiaren aldeko politika bat bultzatu dugu. Zehazki, 2017. urtearen hasieran genituen 7.169 artikuluetatik gaur egungo 19.497ra igaro gara; hala, UPV/EHUren gordailua 280. postuan kokatu da, munduko unibertsitateen artean. Elementu hori lagungarria izan zaigu ere 100 postu igotzeko eta munduko 400 unibertsitate onenen, hots, munduko %2 unibertsitate onenen artean kokatzeko, Shanghaiko sailkapen prestigiotsuaren arabera.

Ikerketari lotutako beste arlo bat jakintzaren transferentzia da, gure unibertsitateak etengabe lantzen duen arlo bat. Azken urteetan, % 50 igo dira ikerketa emaitzen transferentzia kontzeptupean sinatutako kontratuak eta lortutako sarrerak. Nabarmendu behar dugu 2019an 1.250 kontratu sinatu genituela 681 erakunderekin eta 11,55 milioi euroko itzulkina lortu genuela, I+G arloan eta zerbitzu teknologikoetan. Patenteen urteko ekoizpena bikoiztu egin da; unibertsitatean sortutako teknologiak ustiatzeko lizentzien bidezko transferentzia laukoiztu da; eta, urtean oinarri teknologikoko bost enpresa sortzen ditugu, batez beste.

Zientziaren dibulgazioaren arloan, Zientzia Astea bere tamaina bikoiztu arte handitu da, eta Euskadiko gazteen artean STEAM bultzatzeko ekimen nagusia dugu gaur egun. Hala, ekimen horri, Kultura Zientifikoko Katedrari, Udako Ikastaroei  eta gure akademikoek hedabideetan etengabe egindako agerraldiei esker, zientziaren dibulgazioa UPV/EHUren nortasunaren ikur bat da gaur-gaurkoz.

Testuinguru ekonomiko benetan zailean gauden arren, hiru zientzia azpiegitura handi jarri ditugu martxan: Micaela Portilla, Martina Casiano eta María Goyri zentroak. Era berean, 2017. urtean inauguratutako Aeronautikako Fabrikazio Aurreratuko Zentroa finkatu dugu. Bertan, 85 enpresa bazkide ditugu, eta I+G+Bko 95 proiektu garatu ditugu aurtengo lehen seihilekoan. Horrez gain, Hizketaren Teknologien Zentroa (HITZ) jarri dugu martxan, eta zeregin garrantzitsua beteko du Euskadiko adimen artifizialaren garapenean.

Irakaskuntzaz eta ikerkuntzaz hitz egiterakoan aipatu badut ere, zerbait gehiago esan nahiko nuke orain nazioartekotzeari buruz. Gainera, ikuspegi dialektiko batetik egin nahi dut, Euskal Herriko Unibertsitate gisa bereizten gaituen nortasun kultural eta akademikoari lotuta. XXI. mendeko unibertsitateak identitate eta mestizaje konbinazio bat egituratu behar du, adarren eta erroen konbinazio bat: mundura irekitzea eta kultura batean errotzea. Nire ustez, UPV/EHU, proiektu akademiko gisa, leiala zaio gure logotipoan adierazita dagoen ikuspegi ireki eta emankor horri. Gaur egun, graduko 841 irakasgai ematen ditugu hizkuntza ez-ofizialetan; horien artetik, 633 ingelesez. Azken lau urteetan, % 25etik gora hazi da hizkuntza horretan emandako graduko nahiz masterreko irakasgaien kopurua. Bestalde, pandemia gorabehera, kanpora joandako ikasleen mugikortasuna % 10,5 igo da, eta etorritako ikasleen mugikortasunak, berriz, % 6 egin du gora. Hala, gure ikasleen % 22k baino gehiagok nazioarteko esperientziaren batean parte hartu dute, eta modu horretan Europako Batasunak 2020. urterako ezarrita zuen % 20ko helburua aurreikusitako epea baino askoz lehenago gainditu dugu. Era berean, jarduera handia dugu Graduondokoen Latinoamerikako Sarean, eta Bordeleko Unibertsitatearekin batera ezarritako mugaz gaindiko Euroeskualdeko Campusa sendotu da, joan den ikasturtean UPV/EHUko kideen inplikazioa sekula baino handiagoa izan baitzen.

Nazioartekotzeko ahalegina garatzearekin batera, UPV/EHUk euskara eta euskal kulturarekin duen konpromisoari eusten dio. Nahitaezko irakasgaien % 98 euskaraz ematen dira, 2017an baino lau puntu gehiago. Euskaraz emandako berezko tituluen lehengo kopurua halako hiru ematen dira orain, eta % 6 egin dute gora gure hizkuntzan garatutako doktorego tesiek. Euskaraz egindako doktorego tesien artean, erdia baino gehiago dira nazioartekoak. Horrek erakusten du, ezer baino hobe, global-lokal binomioa gure identitatearen partea dela: konprometitua euskal kulturarekin eta irekia gainerako kulturetara.

Gizarte politikak Plan Estrategikoaren beste zutabeetako bat izan dira. UPV/EHU ez da definitzen soilik erakusten eta ikertzen duelako, baizik eta ikuspegi integratzaile batetik lan egiten duelako, gizarte beharrei eta kolektibo kaltetuenei erreparatuta.

Atal hori arretaz aztertu nahi dut, ez bakarrik egindako ekintzen zerrenda emateko (eta zerrenda luzea da: III. Berdintasun Plana; genero indarkerien aurkako protokoloa; komun mistoak; genero ez-binarioaren laukia; Garapen Iraunkorrerako EHU Agenda 2030, Justizia Sozialaren aldeko Klinika Juridikoa), baizik eta lan eskerga hori egitera animatzen gaituen espiritua azpimarratzeko. Izan ere, UPV/EHU inklusio politiken eta feminismoaren erreferente bihurtu da, gure erakundeen testuinguruan.

Unibertsitateak gizartearen beharrei erantzun behar diela esaten dugunean, bakar-bakarrik gizarte eta ekonomia eragileek eskatutako jakintzaren transferentzia beharrei buruz ari garela kontsideratzeko joera murriztailea ematen da. Alabaina, horiek bezain garrantzitsuak dira gizarte izaerako beste behar horiek, eta unibertsitate publikoak indar berberaz erantzuten die. Unibertsitatearen zeregina ez da bakarrik administrazio eta enpresei profesional handiak eskaintzea: unibertsitate publikoak profesional handia izateko aukera ere eskaini behar die gaitasuna duten pertsona guztiei. Gure betebeharra, proiektu akademiko gisa, bi norabidetan lan egitea da: gizarteari zerbitzu bat ematea, eta gaitasuna eta borondatea duten pertsona guztiei goi mailako hezkuntza jasotzeko aukera ematea. Eragile aktibo bat izan behar dugu, bidegabekeriak konponduko dituena eta desberdintasunen aurka borrokatuko dena, ahal duen neurrian.

Bestalde, azpimarratu nahiko nuke gizarte politika bat garatzea eta ekonomia lehiakortasunari erantzutea ez direla helburu kontraesankorrak, osagarriak baizik. Unibertsitate proiektu batean merezi duten pertsona guztiak integratzea eskaera zuzena ez ezik, erronka eraginkor bat ere bada. Hala egin ezean, emateko asko duten pertsona baliodunak galduko genituzke, gizarte gisa. Eta horrek kostu sozial bat edukiko luke, baita kostu ekonomiko eta produktibo bat ere.

Badakit aipatzen ari naizen hori guztia betetzeko, gure unibertsitatea pertsona konprometituez osatua dagoela: errektoretza talde hau konpromiso horretan inspiratu da bere zeregina betetzeko. Hori dela eta, gure langileak zaindu nahi izan ditugu, eta haien lan baldintzak hobetu; izan ere, unibertsitatean giza kapitala da kapitalik garrantzitsuena. Pertsona horien alde egitea unibertsitatearen alde egitea da. 2017. urteaz geroztik egindako lan eskaintza publikoetan, 477 plaza finkatu dira ikertzaile-irakasleentzat, eta beste 71, administrazio eta zerbitzuetako langileentzat. Nabarmentzekoa da, 2019an, 635 plazako lan eskaintza publiko bat onartu genuela, UPV/EHUn AZPko langileentzat inoiz egindako eskaintzarik handiena.

 (…)

A este balance hay que añadir una mención especial a dos iniciativas particularmente relevantes en el campo de las infraestructuras, que inciden en el área de las Ciencias de la Salud: la adscripción del hospital de Galdakao-Usansolo como asociado, que ha posibilitado, además, que el grado de Medicina se pueda cursar íntegramente en euskera, y el proyecto de nuevo edificio para la Facultad de Medicina y Enfermería en el entorno de Basurto.

Más allá de nuestra comunidad universitaria, todas las personas vinculadas a la salud en el País Vasco son conscientes de la postergación que, en materia de infraestructuras, padecen estos estudios. Pues bien, hemos puesto en marcha la que era una sentida aspiración del sector sanitario y de toda la sociedad vasca. El nuevo edificio de la Facultad de Medicina y Enfermería supone una inversión de 59 millones de euros. La previsión es que en el curso 2024-2025 se halle operativo. Hablamos de una iniciativa prioritaria e imprescindible. Sabemos que el nuevo edificio no soluciona todos los problemas de infraestructuras en el área de las Ciencias de la Salud, pero se trata de un paso de gigante, a la vista de las necesidades existentes.

Ello ha sido posible porque, además de incrementar nuestro presupuesto en un 5,6%, hemos firmado con el Gobierno vasco el Plan Universitario 2019-2022, con una financiación de 1.350 millones de euros durante sus 4 años de vigencia. De él quiero destacar el compromiso para financiar el edificio mencionado, y la consolidación de 100 puestos de trabajo de Personal de Administración y Servicios.

Como colofón a este breve balance, debo destacar que, en una convocatoria dura y competitiva, hemos obtenido un respaldo de 5 millones de euros para ENLIGHT, el consorcio de universidades europeas que hemos creado con otras ocho instituciones de educación superior de alto nivel. De hecho, seis de estas universidades están ubicadas, al igual que la nuestra, entre las 400 mejores (entre el 2% de las mejores) universidades del mundo, y tres de ellas se encuentran entre las 66 primeras según el ranking de Shanghái.

Las nueve universidades de ENLIGHT compartimos una agenda sobre educación, investigación e innovación focalizada en cinco retos emblemáticos, que son claves para el bienestar social y la sostenibilidad futura. Son retos vinculados con al menos 10 de los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, objetivos que se centran en los siguientes ámbitos: salud y bienestar; revolución digital e impacto de la digitalización; cambio climático; uso de la energía y economía circular; y, por último, equidad.

Abordo ahora la segunda parte de mi intervención, con una reflexión acerca del duro periodo académico y social que estamos atravesando.

Hace poco más de medio año habría sido imposible prever la crisis social y económica que iba a desencadenar la pandemia del coronavirus. Ello ha alterado radicalmente la docencia, la investigación y la gestión de la Universidad del País Vasco. Ninguna circunstancia lo ha hecho de forma tan súbita y profunda, a lo largo de su historia. Por ello, y porque creo que la respuesta de la UPV/EHU ha sido extraordinaria, voy a detenerme algo más en este acontecimiento.

Se ha hablado en los últimos meses de las “enseñanzas” que deberíamos extraer de esa experiencia tan dura. No estoy segura de que la palabra “enseñanza” sea adecuada en este caso. Pero la pandemia sí puede ayudarnos a realizar reflexiones, y a ser más conscientes de algunos problemas, para enfrentarlos en el futuro con mejores herramientas. Esta experiencia ha evidenciado que nuestra sociedad es vulnerable y que está condicionada por numerosas circunstancias económicas, sociales y culturales. Todas ellas configuran una compleja trama de conexiones. La quiebra de un solo elemento puede afectar al conjunto del sistema y ponerlo en peligro.

Pero la pandemia también ha revelado lo mejor de nosotros y nosotras. Sé que esta idea está siendo discutida: se dice que no vamos a salir de esta experiencia como mejores personas, que volveremos a las miserias grandes o pequeñas de siempre. No comparto del todo esa opinión: en nuestra sociedad existen conductas solidarias e iniciativas de cooperación. Y estas asoman, en especial, cuando las circunstancias se vuelven difíciles. Como ha señalado la doctora Esteban, la pandemia ha dado lugar a formas de solidaridad y de cooperación realmente admirables. Eso habla bien de muchas personas concretas y nos puede servir, a las demás, como inspiración y como ejemplo. Así, a finales de marzo pusimos a disposición de Osakidetza todos nuestros recursos personales y materiales: en especial, material sanitario de utilidad en una pandemia y personal con experiencia en técnicas virológicas y diagnósticas.

Pero ejemplos de esa dedicación y de esa generosidad han sido muchos, y desplegados, además, desde perspectivas diferentes: docencia, investigación y divulgación científica.

El periodo de confinamiento ha supuesto un sobreesfuerzo intenso y generoso por parte de toda la comunidad universitaria: alumnado, personal docente e investigador, y personal de administración y servicios. La declaración del estado de alarma dinamitó la planificación del curso 2019-2020. Hubo que reconfigurar miles de asignaturas, las formas de impartición de la docencia y el soporte técnico que debía sostenerla.

La plataforma EHU edonondik estableció las bases para el desarrollo de la docencia no presencial. Se habilitaron herramientas y cursos de formación dirigidos a adaptar la docencia a la modalidad virtual, amoldando también las guías docentes de las asignaturas. La respuesta del profesorado y del alumnado fue rápida y eficaz. Por supuesto, en un escenario tan amplio y complejo, habrá habido excepciones, pero no dudo de que, en conjunto, nuestra universidad ha superado este desafío. De hecho, la alta valoración de la docencia a partir de las encuestas al alumnado se ha mantenido en los duros momentos de la pandemia. Todo podría haberse hecho mejor, también el equipo rectoral podría haberlo hecho mejor, pero la voluntad y la energía de la comunidad universitaria han sido notables y quiero reconocerlo y agradecerlo públicamente. Hemos desarrollado la potencialidad de nuestros recursos telemáticos y, a su vez, hemos aprendido a valorar, ahora que faltaba, la educación presencial. En este punto quiero agradecer al Gobierno vasco, a la exconsejera de Educación, al viceconsejero de Universidades e Investigación y al director de Unibasq el inestimable apoyo que nos han brindado para adaptar nuestra docencia a esta difícil situación. Y reconocer la valiosa labor de apoyo y acompañamiento que se ha realizado desde el Ministerio de Universidades.

Y aprovecho la ocasión, por supuesto, para felicitar al consejero por su nuevo nombramiento y desearle los mayores éxitos en su próxima gestión.

La investigación también se vio afectada negativamente, pero la UPV/EHU ha demostrado su capacidad de generar conocimiento abordando desde diferentes ópticas el fenómeno de la pandemia. Me limito a citar, de forma telegráfica, algunos de los muchos proyectos de investigación que hemos desarrollado durante los últimos meses: efectos psicológicos del confinamiento; elaboración de tests diagnósticos para la detección del virus; desarrollo de modelos matemáticos sobre la evolución de la pandemia; identificación a través de características genéticas de personas con mayor vulnerabilidad al virus; uso de la luz ultravioleta en la reducción de la transmisión del virus en espacios interiores… Esta enumeración no es exhaustiva, pero resalta el esfuerzo de la UPV/EHU para enfrentar esta situación excepcional haciendo de ella objeto de estudio científico y de reflexión intelectual.

La pandemia también ha incidido en otro aspecto de la actividad universitaria: la divulgación científica. La curiosidad de la sociedad y de los medios de comunicación se ha abierto a todas las perspectivas: sanitaria, económica, sociológica, psicológica, ética, histórica… Y, a la hora de buscar respuestas, los medios han recurrido a la Universidad del País Vasco. En los medios de comunicación ha habido presencia constante de farmacólogos, microbiólogas, psicólogos, médicos, sociólogas, enfermeras, historiadores de la medicina, divulgadores y divulgadoras de la ciencia, politólogas, juristas, fisioterapeutas, filósofos… personas que, desde su especialidad, ofrecían información y aportaban claves para vivir mejor el presente, para entender mejor el pasado y para preparar mejor el futuro.

Durante el periodo más duro de la pandemia, del 1 de marzo al 7 de junio, las intervenciones de especialistas de la UPV/EHU en medios de comunicación del País Vasco y del Estado han sido más de 5.500. Pero lo importante no es el número en sí: ¿cómo cuantificar el valor añadido que la universidad ha proporcionado trasmitiendo saber y ayudando a comprender? ¿Se puede cifrar en términos económicos? Es imposible cuantificar esa tarea, pero sin ella ni las instituciones ni la sociedad habrían contado con conceptos y con orientaciones personales y colectivas para soportar mejor, y para entender mejor, lo que ocurría. La exposición de cinco especialistas de nuestra universidad en diferentes disciplinas ha servido para visualizar, también hoy, la tarea divulgativa que tantos académicos y tantas académicas han desarrollado en los últimos meses. Os agradezco el esfuerzo de haber participado en este acto, porque simboliza el esfuerzo realizado por toda la comunidad universitaria en el mismo sentido.

Muchas de las personas que han participado en esa tarea de divulgación están aquí presentes. Como rectora, quiero expresaros mi reconocimiento y mi gratitud por haber realizado ese trabajo, desde distintas disciplinas académicas, pero con el mismo interés y la misma vocación. Y quiero agradecer, de forma especial, la labor de profesionales de la medicina, la enfermería y otras disciplinas de la salud que, a lo largo de la pandemia, se han situado en primera línea y que hoy están representados por un profesor y una profesora, excelentes profesionales ambos, de la Facultad de Medicina y Enfermería. Gracias por esa labor, generosa y arriesgada, de muchas personas que son hoy parte de la UPV/EHU, y de muchísimas más que se formaron en nuestras aulas. Es una tarea que cobra especial valor este año, declarado por la Organización Mundial de la Salud Año Internacional de la Enfermera y de la Matrona. Esta labor, como queda patente en la iniciativa Nursing Now, va mucho más allá del cuidado y no se valora lo suficiente hasta que queda patente en crisis como la generada por la actual pandemia.

Después de todo esto, después de un intenso mandato, querría apuntar brevemente algunas líneas acerca del futuro.

Las organizaciones humanas no tienen un destino, no hay para ellas un lugar concreto de llegada. Nosotros y nosotras pasaremos, pero la Universidad continuará su camino. Y aunque no hay un destino para las organizaciones, sí hay para ellas un rumbo que viene marcado por valores y objetivos. Corresponde a las personas que dirigimos la universidad marcar ese camino, y alinearlo con las necesidades sociales y culturales de nuestro pueblo. En ese rumbo hay principios que debemos establecer con claridad.

Formación. Debemos mantener una oferta dinámica y flexible tanto en grado como en posgrado, pero con especial atención a este último, porque es en ese nivel académico donde se diferencian las buenas universidades de aquellas que no lo son tanto. Apostar por el posgrado supone apostar por una universidad internacionalizada que busca y encuentra talento en su entorno inmediato y también en los lugares más alejados del planeta.

Transformación digital. La experiencia vivida durante la pandemia ha enriquecido nuestro modelo docente, pero reafirmando que la esencia universitaria está en el valor humano, que es también académico, de la educación presencial. Hemos hecho de la necesidad virtud para mejorar la formación online. Ahora debemos acometer una transformación digital que alcance todas las vertientes de la actividad universitaria.

Investigación y Transferencia. Cuando hablamos de mejorar nuestra actividad en estos campos surge de inmediato una idea: exigencia de más recursos públicos. Pero me parece muy importante impulsar una nueva actitud; no solo podemos y debemos solicitar más recursos externos: también debemos generarlos. Eso supone captar más fondos para investigación en convocatorias internacionales y también más fondos de empresas, instituciones y asociaciones.

Internacionalización. El nuevo rumbo también nos lleva a una apertura física e intelectual que demanda un mundo global. La alianza universitaria ENLIGHT es un paso más, y de enorme calado, en la senda de convertirnos en una universidad vasca con verdadera vocación internacional.

Compromiso social. Y ese compromiso es doble: los valores sociales que inspiran los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la apuesta por el euskera y la cultura vasca.

Multidisciplinariedad. La visión multidisciplinar supone interiorizar que el saber no se desarrolla en compartimentos estancos porque las distintas áreas de conocimiento están en un diálogo fructífero y permanente. Muchos grupos de investigación ya trabajan desde esa perspectiva. A mi entender, y como también ha señalado la doctora Arístegui, profundizar en ella es la clave para una universidad mejor, dentro de un mundo complejo como el nuestro.

Sentimiento de pertenencia. A lo largo de los últimos años, los miembros de la UPV/EHU hemos avanzado en una afección más profunda a nuestra universidad. Pertenecer a la Universidad del País Vasco no es una circunstancia neutra o indiferente: es un título de orgullo personal y de reconocimiento en el exterior. Hemos avanzado en ese sentimiento. Creo que los medios de comunicación aprecian ese cambio progresivo. Debemos felicitarnos: sentimientos de ese tipo son el fruto de un orgullo colectivo, generado con muchos años de trabajo y con un compromiso sostenido en el tiempo.

He citado a los medios de comunicación y no quiero dejar pasar la oportunidad de agradecer el trato respetuoso que nos han brindado. Difundir conocimiento, como universidad, nos debe hacer sensibles al trabajo de profesionales y entidades que nos ayudan en esa tarea. La labor de los medios de comunicación es insustituible y así debemos reconocerlo desde la universidad.

Antes de concluir quiero agradecer a mi equipo su ayuda durante estos cuatro años (Pedro, Mikel, Patxi, Fernando, Jon, Inma, José Luis, Arturo, Araceli, Marta, Agustín, Txelo, Iván, Idoia y Lore. Eskerrik asko bihotz-bihotzez. Y a Gorane, Igor, Javier, Kattalin, Pedro. A nuestras secretarias, Arantxa, Marian, Maite, Mari Cruz…). Ha sido un placer y un verdadero honor compartir momentos dulces y amargos con vosotros y vosotras. Todo el mundo puede imaginar que el trabajo de una rectora es complicado, que tiene momentos satisfactorios y momentos muy desagradables. Pues bien, después de haber conocido esta responsabilidad de primera mano, puedo certificar que mucho de lo bueno que he podido hacer es fruto del trabajo de las personas que me habéis rodeado, y lo no tan bueno es producto de mi obstinación personal o de mi falta de acierto. Creo, sinceramente, que la Universidad del País Vasco ha mejorado a lo largo de estos últimos años, pero mi aportación no está aislada en el tiempo. Como dijo André Gide, en una cita que escuché en alguna ocasión al profesor Pedro Miguel Etxenike, “Todas las olas del mar deben su belleza a aquellas que las precedieron y se retiraron”. Los que hoy trabajamos en la dirección de la universidad somos una más en esa sucesión constante de olas. Juanjo, cuya reciente pérdida llora toda la comunidad universitaria, Pello, Manu, Iñako, Iñaki: la universidad también reconoce vuestra gran aportación. Y yo debo agradecer la generosidad de los rectores de los que pude aprender personalmente, por haber trabajado a su lado: eskerrik asko Iñako, eskerrik asko Iñaki. Los éxitos de una organización son fruto de un trabajo colectivo. El mérito de los logros alcanzados es de muchas personas que me han acompañado en este equipo de trabajo, y también de muchas más que, desde distintas responsabilidades, direcciones, decanatos, servicios, docencia, investigación, sois también responsables del avance de nuestra universidad.

También quiero agradecer a mi ama, Rosario, a mi aita, Iñaki, a mi hermana y a mi hermano, todo el amor y el apoyo que me han dado en los momentos duros, que han sido bastantes. Y para mis hijas, Amaia y Eider, y mi marido, Víctor, no tengo las palabras necesarias, las palabras suficientes, las palabras que puedan transmitir con claridad todo lo que les debo, todo lo que os debo. Sois lo mejor que me ha pasado en la vida y sin vuestra ayuda no hubiese podido culminar esta labor tan complicada. Ha sido una tarea muy dura, pero me habéis ayudado a llevarla adelante. Una tarea dura, sí, pero de la que me llevo muchas cosas buenas y grandes enseñanzas. Y con ellas, además, un sentimiento que me acompañará toda mi vida: el orgullo y, desde luego, el honor de haber sido rectora de la UPV/EHU.

Termino ya. Y quiero hacerlo agradeciendo al lehendakari y, con él, a las instituciones vascas, su apoyo a nuestra universidad. Las relaciones entre instituciones, como las relaciones entre personas, no son nunca perfectas, pero deben ser siempre constructivas. El servicio que presta la UPV/EHU a la sociedad es correspondido por las instituciones, que ofrecen los recursos públicos, y por la misma ciudadanía, por las familias de este país, que confían mayoritariamente en nuestro trabajo. El curso 2019-2020 ha sido un periodo muy duro y riguroso. Solo espero que el curso 2020-2021 sea la confirmación de que la Universidad del País Vasco sigue cumpliendo su servicio a nuestra sociedad, con el mismo compromiso de siempre, pero ahora, además, con las mejores herramientas.

Mila esker guztioi zuen arretagatik eta, ekitaldi akademikoetan esaten dudan moduan, mesedez, ez ahaztu: Eman Ta Zabal Zazue.