Autonomía y Autorregulación

Esta competencia hace referencia a los procesos de metacognición que llevan a cabo las personas para comprender las acciones que desarrollan en relación a su forma de aprender, tomar decisiones efectivas en diferentes contextos y transferir el conocimiento a nuevas situaciones. En estos procesos, la persona se hace consciente de lo que sabe y de lo que no sabe, de cómo aprende, de cómo gestiona y controla su aprendizaje, de cómo se satisfacen los objetivos personales y el logro a alcanzar y de cómo se va regulando todo ello en las acciones que pone en marcha. Implica, por tanto, seguir aprendiendo de manera autónoma y autorregulada y posibilita a la persona ser responsable, perseverante y autocrítica.

Imagen

La autonomía y la autorregulación son cualidades humanas que ofrecen la posibilidad de actuar a la persona por sí misma, y convierten al ser humano en protagonista irrepetible de su vida. Conllevan una actitud positiva hacia el cambio y la innovación y presuponen flexibilidad de planteamientos, pudiendo comprender dichos cambios como oportunidades, adaptarse de forma crítica y constructiva a ellos, afrontar los problemas y encontrar soluciones en cada uno de los proyectos vitales que se emprenden. Requiere, por tanto, de iniciativa, flexibilidad y adaptabilidad.

Una persona será más autónoma y podrá regular mejor su esfuerzo para conseguir sus objetivos, cuanto más consciente sea de las decisiones que toma, los conocimientos que pone en juego, las dificultades que tiene para aprender y el modo de superarlas.

Aprender a ser una persona autónoma supone aprender a autorregularse y a desenvolverse a nivel personal, profesional y social en un mundo cada vez más complejo (Zimmerman, 2001; 2002). Para ello, se necesita desarrollar una serie de conocimientos, habilidades y destrezas para afrontar problemas, tomar decisiones, trabajar en equipo, etc.; y de   actitudes y valores como la perseverancia, la solidaridad y la creatividad, que no se forman ni espontáneamente ni a través de la mera adquisición de informaciones o conocimientos.

La persona autónoma participa activamente en el aprendizaje desde el punto de vista metacognitivo, motivacional y comportamental. Es una persona social y emocionalmente competente que imagina, explica, emprende, desarrolla, contagia entusiasmo, evalúa acciones, o proyectos, tanto individuales como colectivos, en el plano personal o laboral. Transforma las ideas en acciones, es decir, se propone objetivos y planifica y lleva a cabo proyectos.

Las personas que tienen mayor grado de autonomía y autorregulación presentan las siguientes características   (Corno, 2008; Weinstein, Husman y Dierking, 2000; Zimmerman, 1998, 2000, 2002): utilizan una serie de estrategias cognitivas para organizar, elaborar, recuperar y transformar la información; saben cómo planificar, controlar y dirigir sus procesos mentales hacia el logro de sus metas personales (metacognición); están motivadas y tienen conductas adaptativas para llevar adelante la tarea en una situación de aprendizaje específica; planifican y controlan el tiempo y el esfuerzo que van a dedicar a la tarea, buscan el lugar adecuado, piden ayuda en caso de tener dificultades; evitan distracciones durante la tarea para mantener su concentración, su esfuerzo y su motivación; y muestran una habilidad para seleccionar y usar estrategias de aprendizaje, coherentes con las demandas que se les solicitan en las diferentes tareas.

Por tanto, la persona que ha desarrollado la competencia de autonomía y autorregulación es aquella que de forma intencional y proactiva define su camino para aprender de forma permanente (Monereo, 2001).

AUTONOMÍA Y AUTORREGULACIÓN
Ejemplos de Resultados de Aprendizaje
AA01 Muestra autoconfianza y motivación para desarrollar con éxito las tareas que se le proponen en un entorno de aprendizaje específico.
AA02 Identifica las estrategias de aprendizaje y experiencias personales construidas en diferentes momentos de su vida para aplicarlas en un nuevo contexto de aprendizaje.
AA03 Desarrolla una tarea compleja con autonomía utilizando técnicas de autogestión y autorregulación.
AA04 Explicita las propias fortalezas y debilidades ante una tarea, estableciendo las mejoras oportunas en distintos momentos del desarrollo de la misma.
AA05 Gestiona de manera autónoma el esfuerzo y el tiempo necesarios para alcanzar los objetivos y las metas propuestas.
AA06 Manifiesta una actitud responsable y flexible hacia el aprendizaje, adaptándose y resolviendo con éxito la situación que se le presenta.
AA07 Defiende con argumentos convincentes las decisiones propias y los riesgos asumidos en el desarrollo de un proyecto.
AA08 Modifica de manera positiva las propias actuaciones como resultado de un proceso de contraste con experiencias y aprendizajes ajenos. 
AA09 Identifica las emociones propias que condicionan el abordaje o la resolución de una situación problemática.
AA10 Tiene en cuenta sus experiencias anteriores para anticiparse a los problemas y planificar las posibles soluciones.
AA11 Acepta las críticas de una manera constructiva, valorando las oportunidades de mejora posibles y las integra en su actuación.
AA12 Lleva a cabo planes y proyectos personales, buscando oportunidades de aprendizaje en contextos diferentes para seguir formándose y cumplir con sus expectativas personales y profesionales.
AA13 Responde a una situación problemática y estresante de forma racional, gestionando las emociones para tomar las decisiones que le permitan afrontarla con éxito.
AA14 Genera aprendizajes relevantes seleccionando e integrando conocimientos de contextos y áreas científicas no relacionadas directamente con su campo de estudio.