Presentación

La actual situación económica está incidiendo negativamente en la mayoría de las empresas que, como consecuencia de la crisis de los últimos años, observan la reducción de los mercados interiores y una mayor dificultad para acceder a los mercados exteriores. La elevación de la tasa de desempleo en el Territorio Histórico de Gipuzkoa constituye una clara constatación de la crisis.

En línea con la estrategia europea de coordinación de las políticas económicas, que priorizan el crecimiento inclusivo, la cohesión territorial, económica y social, así como la mejora del empleo y el desarrollo sostenible, la Diputación Foral de Gipuzkoa, para hacer frente a la crisis, viene impulsando diferentes iniciativas en el marco de una estrategia territorial, mediante diferentes intervenciones, entre las que cabe destacar las líneas de apoyo a la creación y el desarrollo empresarial; la innovación organizacional; la internacionalización; el fomento del conocimiento y el aprendizaje; el apoyo a la pyme guipuzcoana para la cooperación con empresas tractoras; etc.

Las pymes constituyen a nivel europeo y vasco un actor imprescindible en la creación y el mantenimiento del empleo. Reconociendo este papel clave, la Estrategia Europa 2020, así como diferentes programas y actuaciones de apoyo comunitarios, se dirigen, prioritariamente, a las pymes con el objetivo de impulsar el crecimiento y el empleo, mediante el desarrollo de políticas encaminadas a fomentar el espíritu empresarial, a mejorar su situación a través de todo su ciclo de vida y a acceder a nuevos mercados.

En este escenario, la Diputación Foral de Gipuzkoa y las agencias de desarrollo comarcales de Gipuzkoa, agrupadas en la Asociación Vasca de Agencias de Desarrollo Garapen, formalizaron en el marco del programa Garaituz del "Txoke Plana", un convenio de colaboración el día 14 de febrero de 2014 con el objetivo de mejorar la competitividad y asegurar la sostenibilidad de las pymes de Gipuzkoa en situación de vulnerabilidad. Este convenio preveía la realización de un diagnóstico de las principales dificultades del tejido industrial, y particularmente de las pymes, con el objetivo de servir de orientación posterior en el diseño de planes institucionales de apoyo.

Básicamente, el segmento empresarial al que se ha dirigido la iniciativa se caracteriza por su tamaño reducido, hasta 50 trabajadores, y por pertenecer, principalmente, a la actividad industrial auxiliar. Esta fase de diagnóstico concluyó en julio de 2014, cuyas principales conclusiones se sintetizan a continuación: