No al despilfarro de alimentos

La UPV/EHU evalúa de forma positiva el funcionamiento de la Nevera Solidaria contra el despilfarro de alimentos, tras más de un año colaborando con la Escuela de Hostelería y la Asociación Humanitaria de Voluntarios de Galdakao, emitiendo una media de 15 raciones al día.

Balance positivo de la Nevera Solidaria

En enero de 2016, la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea , en colaboración con la Escuela de Hostelería de Leioa y la Asociación Humanitaria de Voluntarios de Galdakao (GBGE), ponía en marcha la iniciativa de la Nevera Solidaria, con el objetivo de luchar contra el despilfarro de alimentos del comedor universitario y reducir la generación de residuos. Más de un año después, se siguen emitiendo entre 10 y 20 raciones diarias, y el balance y futuro de la iniciativa es positivo y prometedor.

La iniciativa surgió a partir de la propuesta de la Asociación Humanitaria de Voluntarios de Galdakao, que fue apoyada desde el principio por la Escuela de Hostelería y la Universidad del País Vasco. En un principio, la Nevera se ubicó en la cafetería Liboa de la propia Escuela, y todos los alimentos que se colocaban en ella se consumían rápidamente gracias a su buena ubicación.

Aunque debido a unas obras de mejora y mantenimiento durante el verano, el frigorífico se trasladó al comedor de buffet (ALKATENE), donde se encuentra a día de hoy y sigue cumpliendo su objetivo: "evitar el despilfarro". La Escuela de Hostelería es la encargada de depositar los alimentos cada día a partir de las 15:00 y la Nevera permanece abierta de 8:00 a 20:00. Este año, además, se han incluido los sándwiches y pinchos de la cafetería.

Estibaliz Sáez de Cámara, directora de Sostenibilidad de la Universidad, indica que "más que la cantidad de raciones valoramos que la oferta y la demanda estén equilibradas y, en este sentido, la Escuela nos asegura que este equilibrio se consigue, ya que pocos días sobra o falta comida". Por otro lado, la UPV/EHU es la primera institución universitaria que desarrolla y participa en un proyecto de este tipo, contribuyendo al aprovechamiento del excedente de alimentos y evitando su despilfarro, ya que la mayoría de las veces, son perfectamente aprovechables.

"La Nevera Solidaria funciona gracias al esfuerzo tanto del profesorado de la Escuela de Hostelería como al de su alumnado, que son los que se encargan a diario de reponer los alimentos y de mantener la nevera en condiciones higiénicas", indica Sáez de Cámara. En la misma línea, Leire Erauskin, profesora de la Escuela de Hostelería, asegura que "debemos enseñar a nuestro alumnado unas buenas prácticas para concienciar y sensibilizar sobre este problema", y explica también que "la iniciativa es una buena herramienta para transmitir valores tan importantes como la responsabilidad, sostenibilidad, solidaridad y respeto a nuestro entorno".

La GBGE afirma también que la Nevera responde a la preocupación que surge a la Escuela de Hostelería de no tirar a la basura los excedentes que genera a diario, dando una salida digna a esos alimentos. Lara Cobos, responsable de comunicación de la organización, asegura que "el proyecto está funcionando a la perfección y tenemos mucha fe en que siga creciendo; la valoración es muy positiva". La asociación galdakoztarra cuenta ya con 13 neveras repartidas alrededor del Estado.

Desde la Dirección de Sostenibilidad de la Universidad del País Vasco, asumen este tipo de proyectos como "una responsabilidad más en el compromiso que tenemos con la sociedad y el desarrollo sostenible". Al mismo tiempo, a través de estas iniciativas, quieren buscar soluciones a los retos sociales, culturales y ambientales que surgen en el entorno y a pesar de que sean  "sólo pequeños gestos", están seguros de que enriquecen enormemente la formación de quienes participan y de que revierte además, en un gran beneficio social.

A la hora de hablar de futuro, aseguran que no descartan aumentar el número de Neveras a medio plazo, y que actualmente, se encuentran trabajando en la puesta en marcha de otras iniciativas orientadas a "sensibilizar, provocar la reflexión y tomar conciencia de los problemas y retos de la sociedad moderna".
 

 

Usuarios

"La nevera está abierta a todas las personas, tanto las que integran la comunidad universitaria como las externas que se acerquen a la Escuela de Hostelería", explica la directora de Sostenibilidad. De este modo, cualquier persona, sin distinción, puede recoger lo que desee; un segundo plato, un postre, etc. Dentro del público que hace uso de la Nevera Solidaria, destaca sobre todo el perteneciente a la Universidad.

También se tiene constancia de que disfrutan del servicio personas ajenas a la comunidad universitaria, que están de paso y lo necesitan. A pesar de no tener un registro debido al anonimato de los usuarios, se tiene constancia de que los alimentos del frigorífico se consumen de una forma bastante regular.