Las obras que se traducen a otras lenguas se convierten en patrimonio cultural

Amaia Gabantxo, escritora, cantante de flamenco y traductora especializada en literatura vasca, actualmente trabaja en Chicago y ha finalizado la traducción de tres importantes libros para el mundo editorial anglosajón y continúa con su misión de convertir la literatura vasca en patrimonio cultural universal, ya que está inmersa en la traducción de Twist, del aclamado escritor Harkaitz Cano.

Amaia Gabantxo (Bermeo, 1973)

Amaia Gabantxo (Bermeo, 1973)

La difusión de la literatura vasca y su traducción al inglés, -convertido en una especie de idioma universal-,  es clave para comprender el imaginario de la cultura vasca por parte de otras culturas. La literatura escrita en euskera, aunque muy interesante, es muy minoritaria y el número de lectores también. De manera que traducir al inglés es importantísimo, porque como dice Amaia Gabantxo, “toda obra significativa de una literatura nacional, al traducirse a otras lenguas, se convierte en patrimonio cultural de la humanidad y legitima su propia existencia”.

La Universidad de Nevada (EEUU), gracias a un acuerdo con la Diputación Foral de Bizkaia, ha financiado la traducción a la lengua inglesa de dos obras clave de la literatura vasca de los años sesenta, como son Harri eta herri (Piedra y pueblo) y Maldan behera (Cuesta abajo)  del poeta Gabriel Aresti, (1933-1975, Bilbao). Que dos obras literarias fundamentales, que pertenecen a una cultura minoritaria, en 2017 se hayan traducido por primera vez al inglés, las ha puesto a disposición de los públicos diversos de Internet, lo que se ha referenciado en el blog “about basque country” y en el diario ElCorreo (gracias al periodista cultural, Iñaki Esteban).

Reportaje de Iñaki Esteban (El Correo, 16/01/2017)

Reportaje de Iñaki Esteban (El Correo, 16/01/2017)

 Kristalezko begi bat (Un ojo de cristal) una novela reciente de Miren Agur Meabe, (1962, Lekeitio), es un encargo de traducción por parte de la editorial con sede en Gales (Reino Unido), Parthian Books. Tanto la autora, Miren Agur Meabe, como la traductora, Amaia Gabantxo, hicieron una gira conjunta a finales de 2015 por diversas universidades norteamericanas y participaron en una residencia artística en Nueva York para lograr la mejor traducción posible del euskera al inglés.

Es relevante la aportación de Agata Orzeszek (Varsovia 1953), investigadora en la Universidad Autónoma de Barcelona, de quien encontramos un artículo que profundiza en la importancia de traducir a otras lenguas en la Revista de Historia de la Traducción:

<http://www.traduccionliteraria.org/1611/art/orzeszek.htm>
(…)
Yuri Levin, en un artículo titulado «La traducción y la vida de la literatura»,(7) plantea la siguiente cuestión: «Si preguntásemos a la gente, incluso a personas cuya actividad de una u otra forma está ligada a la traducción, qué tiene más peso, qué es más importante para la literatura universal, el original o la traducción, estoy convencido de que todos contestarían unánimemente: el original.» El autor, que en ningún momento formula una solución a la cuestión que plantea, sin embargo añade más adelante: «Independientemente de si la traducción puede sustituir el original o no puede hacerlo, lo cierto es que sí lo sustituye. Ante las actuales proporciones del intercambio cultural, toda obra significativa de una literatura nacional no tarda en traducirse a otras lenguas, convirtiéndose así en patrimonio cultural de la humanidad».

El argumento de Levin, además de por el peso de su lógica, también se sostiene por una apreciación estadística: ¿cuál sería el alcance (y su ulterior influencia sobre otras literaturas) de las obras de las llamadas literaturas nacionales minoritarias, como, por ejemplo la checa o la noruega? Ni siquiera hace falta consultar las tiradas de las ediciones de dichas obras para darnos cuenta de que el número de ejemplares publicados de las traducciones de, pongamos por caso, Las aventuras del buen soldado Švejk, de Hašek, o Casa de muñecas, de Ibsen, es muy superior al de todas sus ediciones en checo y noruego. De modo que el número de lectores de traducciones muchas veces resulta muy superior al de los «lectores originales».(8) Según Levin, las obras que no se traducen a otras lenguas y que, por lo tanto, no se convierten en patrimonio cultural de otros pueblos no tardan en caer en el olvido dentro del marco de su propia literatura nacional.

Contemplada la cuestión desde esta perspectiva, la traducción, vista como vehículo de transmisión intercultural, cobra una importancia realmente enorme.(…) gracias a ellas millones de personas llegan a conocer obras escritas en lenguas que quedan fuera de su alcance, de modo que las traducciones se erigen, de hecho, no sólo en representaciones, sino, incluso, en substitutos del original. Si la traducción es inconcebible sin el original, la ulterior existencia del original en las literaturas del mundo es inconcebible sin la traducción.

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>