Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Cielo Oscuro’

Para conocer la oscuridad

Miércoles, 14 de septiembre de 2016

Esta entrada es una traducción de mi post original en Mapping Ignorance que puedes consultar aquí.

Hace algunas semanas encontré por Twitter (ay, el mundo moderno!) un pequeño poema. El autor es Wendell Berry, un escritor y granjero americano muy involucrado en el activismo de la agricultura ecológica. Dice así (traducción propia):

Ir a la oscuridad con una luz es conocer la luz

Para conocer a la oscuridad, ve a oscuras. Pierde la vista

y descubre que la oscuridad también florece y canta

y es recorrida por pies oscuros y alas oscuras.

Cuando lo leemos bajo la luz de lo que viene a continuación, estos versos adquieren un aspecto muy diferente, aunque entiendo que el autor quizá no pensó sobre ellos cuando los estaba componiendo.

Mapa del impacto visual de la contaminación lumínica en los cielos de la Tierra. En negro se muestran los cielos prístinos con una contaminación menor que el 1% de la luz natural; el azul se usa para contaminación del 1al 8%; rojo hasta el punto en que ya no se estimulan los conos de los ojos humanos; finalmente, blanco implica cielos tan contaminados que no hay adaptación a la oscuridad en los ojos humanos. Crédito: tomada de Falchi et al. (2016).

Leer más…

Divulgación, Observación astronómica ,

Cielo Oscuro

Martes, 22 de abril de 2014

A menudo no vemos aquello que no conocemos. Y creo que es cierto también que no podemos amar lo que desconocemos. Por eso me parece importante que todas las personas aprendan, al menos un poco, a reconocer las constelaciones y las estrellas en el cielo. Porque es una riqueza más de nuestra cultura y de nuestro entorno natural. Aunque ya hemos visto en anteriores entradas que es posible ver mucho más de lo que parece desde los contaminados cielos de nuestras ciudades, también es cierto que un cielo oscuro, profundo, ayuda a dar nuestros primeros pasos por el Universo que nos rodea y a aprender a respetarlo.

He tenido la suerte de pasar unos días con la familia en Ligüerre de Cinca, en la provincia de Huesca muy cerca de los Pirineos. Además de pasear por las montañas, los bosques y los ríos y de recorrer los pueblos medievales llenos de historia, también pudimos gozar de sus magníficos cielos estrellados. No hace falta demasiado para disfrutar de esas vistas: sobran los conocimientos enciclopédicos y los equipos de observación al alcance de unos pocos. Basta con tener ganas de dar un pequeño paseo a oscuras, alejarnos de las luces y dejar que nuestros ojos se acostumbren al espectáculo. Cuando alguien nos señale por primera vez los tesoros que se esconden en las constelaciones, nos preguntaremos cómo no los habíamos visto antes.

El cielo desde Ligüerre de Cinca (Huesca, Aragón). Júpiter, cerca del horizonte en la constelación de Géminis a la que pertenecen Cástor y Pólux. Por debajo, Orión y su roja Betelgeuse se despiden ya en el cielo de primavera. Proción, de la constelación del Perro Pequeño sigue a Júpiter. Y por encima, el cúmulo de estrellas El Pesebre (o M44) nos manda su luz desde casi 600 años-luz de distancia.

Divulgación, Observación astronómica , ,